La ciudad, y por tanto la calle, es un ámbito imprescindible para la socialización y la realización personal de la infancia. Es un espacio privilegiado donde se aprende a jugar, a conversar, a compartir, a defender sus ideas, en definitiva aprender a ser ellos y ellas mismas.
Sin embargo, las ciudades están diseñadas casi siempre sin contar con la ciudadanía y menos aún con la infancia. Los espacios públicos y los medios de transporte se diseñan para los adultos, no tienen en cuenta la necesidad de los niños y niñas. Su autonomía se ve amenazada y eso repercute muy negativamente en su desarrollo y en su educación. La ciudad se convierte en un lugar hostil y con frecuencia tienen dificultades para encontrar un lugar propio en el espacio público y en la oferta de modos de transporte.


Diversos análisis llevados a cabo en la ciudad de Palencia (Quiralte y Linacero, 2015) ponen de manifiesto que los niños y niñas y sus familias se quejan de la falta de espacios seguros para el juego libre. Si privamos a la infancia de estos espacios estamos reduciendo considerablemente su espacio vital y promocionando ocios pasivos y sedentarios. Otra educación es posible: una educación que sea constructiva y de todos y todas, por ello la ciudad es un medio que educa como tal. Los ciudadanos nos educamos juntos para afrontar los desafíos de la vida colectiva, pues en sociedad vivimos y en ella nos desarrollamos plenamente.

La infancia es un tiempo de aprendizajes, de descubrimientos, de diálogos y adquirir capacidades por sí mismo, encontrando respuesta a sus propias preguntas, mediante la exploración, el diálogo y experimentación propia, por su relación con los demás y con el contexto local que les resulta pedagógico, motivante y acogedor. Para ello es importante dar la palabra a los niños y que se les escuche. Pues como advierte Tonucci (1997; 53) “hacer hablar a los niños no significa pedirles que resuelvan los problemas de la ciudad, creados por nosotros; significa en cambio aprender a tomar en cuenta sus ideas y propuestas”.


Los pilares de este idea se sustentan en la participación ciudadana, defendiéndola como un derecho y no como una obligación. Este término puede significar hacer acto de presencia, tomar decisiones, tener información de algo, opinar, gestionar o ejecutar, inscribir en “algo” o “ser miembro de”, implicarse en algo en cuerpo y alma; es decir, hay muchas formas, tipos, grados, niveles y ámbitos de participación. Por ello entendemos que la expresión de participación infantil se ha de concebir como un proceso activo a través del cual los niños y niñas alcanzan aquellas metas que se han propuesto, contando para ello, con la ayuda de algún adulto.

                 Qué son los caminos escolares​

Y POR QUÉ SON NECESARIOS

Los caminos escolares gozan de una larga trayectoria en Europa y se vienen desarrollando con éxito en otros lugares de nuestro país. El camino escolar es un itinerario seguro que pueden seguir los escolares en su trayecto de ida y vuelta al centro educativo, posibilitando que lo lleg​uen a recorrer de forma autónoma y segura.
Son rutas seguras guiadas generalmente por un adulto (en este caso estudiantes universitarios becados) que garantice la recogida y regreso a sus respectivos hogares, así como la llegada y salida a los centros educativos correspondientes.
      
Caminos Escolares consiste en un proyecto de desarrollo comunitario que engloba aspectos educativos, ambientales y de seguridad. Desde caminos escolares trabajamos por la autonomía de los niños y niñas, tratamos promover y facilitar que vayan caminando al colegio de manera autónoma y responsable a través de un itinerario marcado. ¿Cómo?  Partimos de que cada día los niños se desplazan varias veces entre su casa y el colegio, trayectos que muchas veces no están exentos de peligro y por ello, una parte de este proyecto consiste en generar actitudes responsables en los pasos de peatones y cruces de semáforos haciendo un desplazamiento seguro y agradable.
Además de mejorar la seguridad infantil en los desplazamientos al colegio Caminos Escolares propone una visión más humanizada y menos individualista de la ciudad, es un compromiso grupal en el que se ven implicados diferentes actores de la ciudad:
            - Los niños y niñas
            - Las familias
            - La comunidad escolar (Profesorado, dirección, AMPA)
            - La comunidad universitaria
            - La administración y el ayuntamiento
            - Las asociaciones y establecimientos del barrio
            - Asociaciones y ONGs medioambientales
  

             Qué persiguen los caminos escolares

​​Promover la autonomía infantil y la adquisición de confianza en sí mismos.

Aprender a interactuar con el entorno y con otros niños y niñas.

Incrementar su actividad física.


Conocer y practicar las normas de seguridad vial.


 Reducir su dependencia del coche.


Respirar un aire más limpio al reducirse el uso del transporte.


Aprender a valorar y contribuir a la conservación del medio   ambiente y del patrimonio urbano.

Hacer partícipes de esta iniciativa a toda la ciudad.     

                          Cómo se gestionan

  • Los caminos escolares de Palencia durante los cursos 2016-2017 y 2017-2018 se realizarán bajo convenio entre la Universidad de Valladolid y el Ayuntamiento de Palencia con la colaboración de la Liga por la Educación. La Universidad de Valladolid, más concretamente la Facultad de Educación, se encarga de la formación a los escolares, familias y profesorado así como de la dinamización y sensibilización social y de la puesta en práctica de los caminos escolares a diario con la colaboración de estudiantes de la Facultad de Educación.

  • El Ayuntamiento de Palencia aporta la financiación que permite la contratación de estudiantes de las titulaciones de  Educación Social y Maestro/a así como la señalización, apoyo y seguridad vial a las rutas. La Liga por la Educación, ONG declarada de utilidad pública …. se encarga también de la formación, sensibilización, aplicación y desarrollo de los caminos escolares así como de aportar voluntariado y facilitar la contratación de estudiantes universitarios.
  • Más concretamente, para el curso escolar 2017-2018 se precisa contratar cuatro estudiantes para dinamizar cuatro caminos escolares en la ciudad de Palencia.
  •  
  • En una primera fase, se desarrollarán cuatro caminos escolares de forma experimental en los CEIP Jorge Manrique y Sofía Tartilán para, posteriormente, ir ampliando rutas escolares según necesidades, disponibilidad y grado de implicación de la ciudadanía.
  •  
  • En una segunda fase se extenderán a algunos centros educativos de la ciudad con los que se está en contacto como el CEIP Padre Claret, CEIP Modesto Lafuente, CEIP Ramón Carande, Colegio La Salle o el CEIP Blas Sierra. Se trata de un proyecto en constante cambio guiado por el modelo de acción-investigación participativa donde los procesos se van desarrollando y evaluando a iniciativa de la ciudadanía y bajo la orientación y dinamización de educadores sociales, por la tanto la deriva del mismo vendrá ligada al grado de implicación de las familias, los niños y la sociedad en su conjunto.
        

                Enlaces de interés

Otros Caminos en España

               REFERENCIAS, DOCUMENTOs Y MÁS INFORMACIÓN

"Caperucita camina sola". La reintroducción de la infancia en la ciudad. PDF.

"Clara tiene dos caminos". PDF​.

 El camino a la escuela. ISBN. 978-84-261-4388-4. 

  
Román, Marta; Pernas, Begoña (2009). ¡Hagan sitio, por favor! La reintroducción de la infancia en la ciudad. Madrid: Organismo Autónomo de Parques Naturales.
  

Cuadernos de Pedagogía (2017) El camino escolar también educa, número 474.

 
Román Rivas, Marta; Salís Canosa, Isabel (2010). Camino escolar. Pasos hacia
la autonomía infantil. Madrid: FEMP.
 
Schollaert, U. (2002). La ciudad, los niños y la movilidad. Luxemburgo: Oficina
de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas.
 
Tonucci, Francesco (2004). La Ciudad de los Niños; un nuevo modo de pensar. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Linacero, M y Quiralte, S (2015) Ubuntu, proyecto de educación social
inédito. PDF.

 
Carta Internacional del Caminar. Por la creación de comunidades sanas, eficientes y sostenibles donde la gente elija el caminar. PDF.



Caperucita...

Clara tiene...
Ubuntu
Carta del Caminar